madrs y peques

Durante los tres primeros años de vida, los niños desarrollan -como por milagro- las tres capacidades fundamentales del ser humano: caminan en posición vertical, aprenden a hablar y se despiertan a su individualidad. Al verlos crecer y cambiar ante nuestros ojos, la convivencia con bebés y niños pequeños puede ser alegre y maravillosa. Pero también puede ser una experiencia de soledad y aislamiento desafiante y agotador. A menudo, nos encontramos tan ocupados que no podemos disfrutar de la belleza o de la alegría de ser madre o padre.

peques en chorreraLos Círculos de Padres y Peques / Felices Comienzos en las escuelas Waldorf surgen para apoyar a los padres y sus pequeños, ofreciéndoles un ambiente sereno y acogedor en donde mamás y papás se puedan reunir con otros padres y un maestro facilitador. Cada semana nos reunimos tranquila y animadamente para hacer observaciones y conversamos entonces sobre lo que observamos en el contexto de la vida de los niños y su diario vivir. Es un espacio que permite que los padres se reúnan para compartir conscientemente sobre la crianza y desarrollar una red de apoyo y amistad que va creciendo con las reuniones semanales, mientras los pequeños exploran su mundo jugando libremente. Para contrarrestar el ritmo acelerado de la vida diaria, el círculo de padres y peques crea un entorno rítmico propicio para los peques y sanador para los grandes.

mamas peques
A través de la observación en silencio, los padres aprenden a profundizar en su propio conocimiento intuitivo, descubriendo nuevas formas de ser y de amar a sus hijos. Enfatizamos en apoyar el desarrollo de los intereses de cada niño, sus habilidades motoras, sus interacciones sociales y sus habilidades para resolver problemas.

Estas clases también abarcan temas tales como el cuidado y la protección de los sentidos, los ritmos y las rutinas, el sueño, la salud y la buena nutrición. Las preguntas difíciles que enfrentan los padres de hoy se exploran en un espíritu de investigación y respeto mutuo. En lugar de suscribirse a un conjunto de reglas predeterminadas, los padres aprenden a conocer sus necesidades basadas en sus propios valores y responsabilidades, perfilándose su personalidad como padres. Así se va creando una verdadera comunidad consciente de apoyo.

peque cocinandoLos niños disfrutan del juego libre probando sus nuevas habilidades físicas, como rodar, gatear, trepar, caminar y saltar en un espacio adaptado para el movimiento y con los equipos apropiados para su edad. Se usan juguetes sencillos y hay tiempo para el canto, rimas infantiles y el juego de manos. Se ofrece una pequeña merienda y a veces los padres disfrutan de hacer trabajos manuales.

Al compartir con otros niños de la misma etapa de desarrollo, los peques obtienen, por su propia iniciativa, nuevas capacidades físicas y sociales.

Los círculos de padres y peques usualmente están divididos en diferentes grupos basados en el desarrollo motor y emocional-Las edades son aproximadas ya que cada pequeño tiene su propio ritmo de evolución-:

* Los bebés de seis semanas a ocho meses (antes del gateo)

* De ocho meses y medio a dieciocho meses (antes de empezar a caminar)

* Los trotones de dieciocho meses a los tres años (al despertar de la individualidad…del Yo)

Una bendición para la comunidad.

Los Círculos de Padres y Peques nos ofrecen la oportunidad de crear una comunidad de apoyo y amistad basada en el amor y respeto de los padres por sus hijos. Y por esto, sin duda, perdurará tanto lo aprendido como los lazos formados, por el bien de todos nosotros.

Los círculos de padres tiene una duración de 12 sesiones, cada semestre. Es facilitado por Elsa Arenas, maestra Waldorf con 19 años de experiencia en el Jardin de Infantes.